Duermes

Duermes, como un niño que descansa de un día entero de aventuras en su jardín de sueños, capturando dragones, rescatando princesas, construyendo su fuerte, conquistando planetas, navegando sobre estrellas fugaces y cometas, siendo rey, conquistador, satélite, vendedor de palabras, trovador de las andanzas de sus duendes.

Te miro y descubro que el hombre fuerte que me enamora todos los días, sabe conquistarme aun mientras duerme. Es algo mágico verte dormir, me atrevo a acariciar tu rostro con el miedo a interrumpir tus sueños, pero sin poder resistirme a consentir tu sonrisa que a veces se dibuja, cuando sueñas que eres invencible, imparable, inmortal, y te beso los labios para confirmarte que lo eres, que eres todo para mí.

Tu corazón canta una nana cuando duermes, y mi mano derecha aprendió ya su melodía de memoria y la repite con caricias sobre tu pecho. No conozco otra piel que la tuya y nada me hace más feliz que saberme dueña de esa tierra prohibida. En esencia, eres todos mis sueños durmiendo a mi lado, la fantasía de duendes e historias que cantaran tus canciones en los años en que emigremos a cualquier otra parte, donde el tedio no nos alcance.

Cuando tus manos me buscan, cuando tu cuerpo resiente el frío de la madrugada, me dejo atrapar en tus brazos y vuelvo a cerrar los ojos, me envuelven tus sueños y puedo ver lo que hay en ti. Siento tus colores, veo tus sabores, el mismo cielo que nos descubrió amándonos en los primeros sueños, la misma playa donde nos amaneció la esperanza, los libros que esconden nuestras memorias entre líneas y el mapa hacia la felicidad, disponible solo para los valientes, si es que existen otro par tan afortunado como nosotros.

Cuando vuelvo a abrir los ojos, descubro los tuyos, mirándome fijamente, con la ternura más seductora y la profundidad del universo implosionando en tu alma, nuevas constelaciones nacen en ti y me emociona saber que quedan tantos universos por descubrir a tu lado. En el fondo de tus ojos estoy yo, la niña frágil que se hizo fuerte bajo tus alas, y ahora es mi corazón el que canta, no hay otro lugar en el que yo pueda existir mejor que en tus brazos.

El top de la lista infinita de las cosas que más disfruto vivir a tu lado, es verte amanecer… y amanecer en ti, el sueño que a diario hacemos realidad.

Te beso lo eterno de nuestro amor para desprendernos los hilos de los sueños viajeros, que ahora despiertos, otro sueño lúcido está por comenzar.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
20/02/2016

Anuncios

3 thoughts on “Duermes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s