Dónde siempre me soñé

Hoy te estoy escribiendo desde aquí, el sitio dónde siempre me soñé, dónde siempre quise estar. Me imaginé muchos escenarios donde estar para sentarme en paz y en tranquilidad a escribir todo cuanto en mí vive, pero éste, sin duda, es el mejor lugar donde puedo estar, ser, sentir, amar, vivir… respirar.

Tengo una ventana de cristal que me da la mejor vista a tus paisajes de amanecer y anochecer, a través de ella soy testigo, a veces de la sutileza de nuestra llovizna con sol cuando nos inunda la calma, y otras veces de toda la furia de las tormentas que bajo las sábanas olvidábamos. Y a pesar de todo, aquí no hay noches de frío ni ausencia, tengo tu hoguera ardiendo el día entero y tu voz y tu abrazo que siempre me despiertan.

Siento como desde aquí, puedo ver el mundo con un color distinto, el de tus ojos, y por eso es que tanto he aprendido de la vida y tanto más me he conocido a través de ti. Hay una claridad de magia y misterios en este espacio, que puedo ver mi alma flotando alrededor de mis manos, danzando con los versos que aun no te escribo, mientras los captura mi pluma y entonces nacen los mejores poemas.

No te sé explicar cómo, pero desde aquí, te escucho todo el tiempo, aunque no te vea, y escucho tus pasos, aunque no estés cerca. En las noches, siempre vienes a mi cama, y en las mañanas, siempre besas mi frente, mis ganas y me pides acompañar con besos mi café. Me vuelvo una niña aquí contigo, entre tu ternura y tus modos sutiles puedes poner mi alma en su lugar otra vez, en ese preciso momento en que todo lo que necesito para escribirte son mis labios en tu piel.

Me siento en las tardes a ver todos tus recuerdos, una serie de imágenes mentales que me dejan conocer de dónde vienes, a dónde has ido, de dónde has vuelto, que también me he tomado el tiempo de descubrirte siendo eterno y sincero, un valiente caballero y un rebelde que siempre se ennoblece en cada aventura, siempre un poco más, un cantautor de magia en las cuerdas y en su voz de cometas, un amante del amor, de la vida, de las mejores letras y del auténtico sabor de los besos y el vino, siempre un soñador. Y sabes, no puedo evitar amarte más, siempre más, mucho más. Eres mi sueño perfecto que a diario se hace realidad. No te lo dejaré de decir, eres todos mis sueños, eres toda verdad.

Vivo aquí, sintiéndote cada día mucho más, latiendo contigo, amando contigo tus sueños y tu pasión, quizás no te hayas dado cuenta de los pequeños detalles que te dicen que aquí estoy y que aquí me quedaré, que desde hace mucho que me mudé, que me hice de un rinconcito en tu corazón para mí. Aquí, cuando te escribo, traigo mi esencia a la luz de tu alma, así es como se purifica mi ser entero, sumergido en el mar de tu amor, y aunque guarde silencio y no me escuches a veces, si cierras los ojos, si respiras lento y profundo, si me llamas como sólo tú me llamas, sentirás mi caricia bajo tu piel, en tu costado izquierdo, ahí mis labios tatué.

Si hoy te preguntas dónde estoy y por qué no he llegado aún… Lleva tu mano a tu pecho y dime… ¿No es acaso ahí dónde siempre estoy?

Siempre tuya,
Ana Isabel

San Miguel, El Salvador
27/03/2016

Anuncios

5 thoughts on “Dónde siempre me soñé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s