Felicidad en gotas de rocío

 

Contigo he vivido la paz en plenitud después de la tormenta,
la felicidad en gotas de rocío cuando ha pasado la tempestad,
también he vivido la guerra de nuestros almas que se enfrentan
por la solemne convicción de hacernos mejores los días.

Contigo he vivido noches de luna llena en que nuestros cuerpos se eclipsan,
las horas más sublimes de la noche y las madrugadas llenas de caricias.
He tenido la dicha de quedarme despierta la noche entera
para llegado el amanecer, decirle buenos días a tus ojitos de primavera
que se despiertan con el primer rayo de sol, con mi primer beso de amor.

Contigo he vivido las cuatro estaciones en el mismo colchón,
los besos más dulces, intensos, carnívoros y desbordados de pasión.
He vivido los sueños más lúcidos viajando lejos al tomar tu mano,
y en mi espalda he sentido como se abren mis alas con el soplo de tu aliento.

Contigo he vivido el amor en tiempos de abundancia y de sed saciada,
trayendo las nubes de terciopelo que en el cielo infinito bailan con tu brisa,
la llovizna de tu calma que me abriga la piel y me riega sutil las fantasías
de mi jardín de luciérnagas y duendes, los sueños floreciendo y yo tranquila,
meciéndome tus manos mis virtudes de niña, contigo el paraíso, y el paraíso: tú.

Contigo he vivido, he amado, he soñado y he sentido,
que la fuerza de mis manos se me acaba si te alejas,
y que dentro mío esta fe inquebrantable que profeso
va incendiándome los miedos hasta hacerlos cenizas.
Yo no puedo concebir un día sin tu voz cantándome,
y no tolero la luz en mis ojos en las mañanas si no te veo,
me duele la piel si el viento me roza, me faltas tú, me falta todo,
me falta el aire y me asfixio si de ti me siento lejos.

Yo te pido, amor mío, que me vivas como el cielo,
como el mejor sueño, con el más grande deseo,
que para darte todo mi amor no me faltan fuerzas
y preciso que tu mirada me acaricie siempre el alma.
Porque contigo he vivido lo que sólo se vive si se ama,
y a todos mis días contigo los he nombrado en tu honor.
Pongo en tus manos mi esencia, que desnuda tiembla
buscando el cobijo de tu mirada y de tu amor.

Que he vivido contigo toda la magia y toda la lluvia
que a mi alma en sequía hizo volver a la vida,
y sin que me lo pidas, te traigo hasta aquí, cada día,
el bendecido fuego y la inocencia de mi corazón.
Porque el universo me ha formado a la medida
de tus manos, de tu cuerpo y de tu alma de poeta,
no te apartes de mi vida y cree en mí siempre un poco más,
déjame seguir siendo tu musa, tu niña, tu estrella…

Ser tu todo, tu siempre y las gotitas de rocío de tu felicidad…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
01/04/2016

 

 

 

Anuncios

2 thoughts on “Felicidad en gotas de rocío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s