Libro de misterios siderales

Puedo hacer una lista de todo lo que disfruto de ti,
de todas las cosas que disfruto hacer contigo…
y hacerte… que sin duda esas las disfruto mucho más.
Pero hoy he venido hasta tus labios con una bendita idea,
una confesión nunca antes hecha por mis manos en tu piel,
una confesión que me está mordiendo los labios por decirte
que entre todas las maravillas que he descubierto contigo,
se me estremece la vida al darme cuenta que he aprendido a leerte…
leerte cariño mío, leerte…

Y no hablo sólo de leer las obras maestras con alma que escribes en letras,
sino de leer tu mirada, tus manos, tu sonrisa, tu lengua y tus labios, tu esencia,
leer tu historia con la punta de mis dedos delineando tu pecho,
leer los sentimientos que van cosidos a tu corazón, cuando duermes,
leer en tu silencio los secretos que no confesaste a nadie,
leer cuando caminas, en tus pasos, el viaje misterioso de un duende nocturno,
leer en las líneas de tus manos las canciones de lucha que aún no escribes,
leer en tus pupilas el secreto del universo y el origen de todo lo que existe,
leer en tu aroma la contradicción de embriagarme con el dulce cítrico de tu piel,
leer en tu cuello las caricias que con la brisa te he estado enviando desde aquí,
haciendo collar mis besos y mis susurros erizando tu instinto,
descubrir que te puedo leer con todos mis sentidos despiertos
y con todas mis intuiciones a ojos cerrados, con las luces apagadas,
con las ganas encendidas,
que te puedo leer con mi piel desnuda al frío de la madrugada
y al calor de tu vida poseyendo la mía de norte a sur,
que mientras intercambiamos el aliento,
en ese instante perfecto,
leo tus pensamientos y ahí se desvela todo enigma de amor,
saber que tú también me lees como un libro abierto,
y que eres tú quién me crea y me escribe,
quién me nombra y me hace existir…

Nos leemos, descubriéndonos por primera vez,
cada vez deliciosa, lectura de mi amor,
mi mejor poema, mi única historia,
te leeré toda la vida y disfrutaré de cada línea,
de cada verso, de cada beso firmado en tus manos,
de todo lo que eres y seguirás siendo…
un libro de misterios siderales
que me envician, me atrapan y esclavizan,
desde el alma a la piel…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
30/04/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s