La noche que llegue

La noche que llegues estaré contemplando la luna,
aunque aún esté oculta en ese horizonte de plata,
como a oscuras tus manos me desvistieron una vez,
vendrás nuevamente a arroparme de ti, a colmarme de ti.
No he podido pasar una sola noche sin llamarte, sin que tu nombre sea
el último suspiro entre mis labios, la palabra mágica
que abre la puerta hacia los sueños de un mañana contigo.

La sonrisa que va menguando el cansancio,
la caricia de un clavel que se desliza por mi espalda,
la noche que llegue, estarás contemplando la luna,
la misma luna que esta noche me ha visto llorar al recordar
que la vida sólo es un instante y no me basta,
que podría escaparse de mis manos esta misma noche
y no te habré besado lo suficiente y eso me mata,
más que la misma muerte que a veces en sueños se anticipa
a decirme que podría ser que mañana no despierte…
y no te habré sentido entre mi piel y mi sangre lo suficiente,
y eso me arrastra a una angustia que me sabe a la hiel más amarga…

Por eso cada mañana me empeño en buscarte,
porque el mundo no vale la pena y podría estallar en cualquier instante,
y a mí sólo me importa encontrarte, sostener tu mano,
volver a anclarme en tu pecho con todos mis deseos de ser alguien
que perdure en tus latidos hasta el último, hasta el último momento.

Todo es una pesadilla cuando no logro despertarme y abrazarte,
todo es un desastre y lo sé bien, pero contigo todo cobra sentido,
contigo este desastre se vuelve el más lindo,
el más lindo desastre de ropa y almohadas en el piso,
de sábanas revueltas y de risas que llueven sobre el silencio,
de proyectos que caminan a un paso lento pero nunca más acertados que ahora,
de salir a flote de las aguas turbias para volver a respirar,
para sentir el aire enfriando nuestro rostro y refrescando las ideas,
para entendernos sin decir una palabra, para calmarnos sólo con un beso,
para encontrarnos de frente y saberlo, sin ninguna duda, de por vida…
Que a nadie más quieres amar, que a nadie más quiero amar…

La noche que llegue, que se acabe el mundo si así lo prefiere…
no me importa nada más, estoy contigo,
y deja que mis labios te lo digan muy bajito…
yo en tus brazos tengo un hogar,
y tú en los míos tienes todo el descanso
de esta vida que hoy no te sabe a libertad.

Cambiaré el sabor de la amargura con mis besos
con todos, los más dulces, que jamás has probado…
deja que mis labios te lo digan muy quedito…
tú eres mi hogar y yo tu descanso…
y el amor ese faro que me enseña el camino…
a ti, a tu corazón, a mi único destino.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
26/05/2016

 

 

Anuncios

7 thoughts on “La noche que llegue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s