De desencuentros y coincidir

Es una tarde de desencuentros, tarde de no coincidir las ideas y los lamentos de corazones abiertos de heridas y nostalgia. Ella camina por el lado opuesto de la calle, él espera a que el semáforo cambie de color, desde ambos extremos, en la esquina opuesta del amor, están un par de almas que no saben hacia donde van, pero escapan de algún lugar, escapan de algún recuerdo, y cuando el semáforo cambia su luz, el universo mueve los engranes y a mitad de la calle, entre el destino y la vida que se escabulle, su mano suave, roza la suya sin querer, su perfume lo envuelve en una nube de rocío y primavera… y una promesa nace en ese brevísimo instante… El mundo se detiene y dos miradas se cruzan activando el magnetismo de dos corazones, son dos almas que se reconocen y se unen para toda una vida, o dos, o tres… Convirtiendo antiguos desencuentros en caminos que debían coincidir, justo aquí, así… Sólo dos, él y ella, ya no hay más que buscar.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
31/05/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s