El privilegio de ser de alguien

Es tal la desesperación por poseer 
que se olvida el placer
de ser quien se entrega,
de ser quien se da
sin condicionar a nada,
de vivir el privilegio de ser de alguien…

De alguien que será capaz
de extraer de ti el sabor de tu instinto,
la esencia desnuda de tu vida…
Y como el mejor, y como el que más, 
se volverá un vicio rendirte al amar
que hasta el cansancio querrás repetir. 

Como me pasa a mí contigo… 

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
30/11/2018

Anuncios

Si a mi lado tú estás

Si a mi lado tú estás
sólo puedo confiar
en que sabrás que hacer conmigo.

El deshielo de mi vida
ha dejado un océano por descubrir
de nuevas maneras de amar…

Y si a mi lado tú estás
sólo puedo confiar
en que sabrás navegar conmigo.

Mi brújula serán tus labios
y nuestro destino
cualquiera que elijamos, siempre juntos.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
28/11/2018

Tardes de instinto

Tardes de tu instinto,
provocación de rimas y contextos,
sólo se detiene un segundo
y todo empieza a girar de nuevo…

Tardes de libertad,
lluvia detrás de una ventana
que baña a la ciudad de los cometas
y suena lejos una canción extraña.

Tardes de instinto,
un autor ante su vívida historia,
un creador que da alma a sus poemas,
un viajero del tiempo entre las sombras.

Tardes de tu intimidad,
tardes eternizadas entre tus folios,
tinta y tanto vino, tu voz y tus acordes,
horas que se miden en versos y en canciones…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
21/11/2018

De no dormir

Cuando todo el mundo se apaga
y de sus tristezas y amarguras
hacen almohada para dormir,
tú y yo nos desvelamos ebrios de vida…

Mientras otros duermen y sueñan
con la rutina de mañana,
tú y yo nos convertimos
en las fantasías más intensas bajo las sábanas…

Y cuando al fin te vence el sueño,
justo cuando el día comienza a despertar,
abrazada a tu cuerpo disfruto de este bello privilegio
de verte dormir, de verte soñar…

Y entiendo un poco más cuando dices
que dormir es un desperdicio de tiempo…
Para ti, porque el arte en tus venas te invita siempre a crear…
Para mí, porque tú eres el arte que amo siempre contemplar.

Debo admitir
que me gusta esto
de no dormir
cuando estamos juntos.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
20/11/2018

Exquisito

Me has enseñado a no pedir perdón 
por desearte más y por no contenerlo.
Me has enseñado a morder sobre ese lunar
y encontrar el néctar del fruto del pecado… 
Me has enseñado a no pedir permiso
cuando la sed se despierta mucho antes… 
No hay razón, no hay horario, no hay aviso,
tan sólo esta adicción a perderme en ti
que es más fuerte que todos los prejuicios. 

Exquisito el calor de tus labios
dónde sólo tú  me besas, 
exquisito el momento del desenfreno
cuando excitas mis mareas… 
Exquisito cada instante a tu lado
y tu experiencia provocando mis antojos.
Exquisito el sabor de tu perversión
que se queda en mi boca…
Mi boca que susurra tu nombre
implorándote por más
de lo que sólo tú puedes darme.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
15/11/2018

 


Foto de personas creado por rawpixel.com – www.freepik.es

Una partícula de poesía en el tiempo

Navegaré por el infinito de tu voz,
despacio se dibujarán las palabras,
serán hilos sosteniendo mi cuerpo,
serán notas de piano entrelazando
la melodía de mi amor palpitante… 

Navegaré por el espacio azul de tu verbo, 
hundiéndome en el bosque de tu constelación,
seguiré tu voz, me abandonaré a tu inmensidad.

Navegaré por el infinito de tu voz, 
despacio se dibujarán las caricias,
serán tus manos moldeando mi deseo,
serán tus labios los que se entrelacen 
con el pacto de entregarte mi amor constante… 

Puedo ser sólo una partícula de poesía en el tiempo, 
pero tú me das significado, tú me haces existir…
Puedo ser sólo una partícula, pero única, sólo de ti.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
13/11/2018




A tu amanecer

Y dímelo tú
cómo es que lo ves…
No es sólo otro cuento,
no es sólo otro intento
que se va a perder…

Siento ese miedo
pero ya no me domina,
ahora miro al cielo
dispuesta a romperlo
por verte otra vez…

Enséñame tú
cómo es que lo ves…
Si ayer ya no importa
y hoy estamos a solas
déjame besarte…

A ti y a tu alma,
a ti y a tu espalda,
a ti y a tu risa,
a ti y a tu vida…
A tu amanecer.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
11/11/2018

Tuya soy

Puede que hoy no tengas dueña,
aunque muchas lo pretendan…
Pero después de haber estado contigo
sólo puedo concluir en una verdad:
Nada de eso me importa
cuando, con toda libertad,
puedo decir que Tuya soy...

Que para mí no hay mayor deleite
que rendirme y complacerte,
dejarte saber que sólo tú eres
dueño de mi existencia y que
sólo en tus manos puedo ser
fantasía, dulzura y perversión a la vez.

Porque es en tu piel cariño mío,
sólo es en tu piel
donde me he escrito,
donde me escribiré…

Y es en mi carne
donde sólo tú…
Sólo tú y nadie más…
Lo sabes… Y muy bien…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
08/11/2018

Abrazar el riesgo

Digo mucho que los niños crecen muy rápido, pero he comenzado a prestar más atención al hecho de que nosotros los adultos también estamos creciendo demasiado rápido, es más, es mucho más preocupante y peligroso que nosotros nos hagamos más grandes, porque con nosotros crecen los monstruos que llevamos bajo la piel, se hacen más espesas y salvajes esas selvas de complejidades existenciales, nos perdemos con más facilidad entre nuestros pensamientos, esa enredadera de ideas que tratan de dar respuesta a todas nuestras preguntas. Nos volvemos prófugos de nuestra propia justicia, nos fugamos sin darnos cuenta de lo que vamos dejando en el camino, otras sí, lo tenemos demasiado claro… Continue reading “Abrazar el riesgo”

Impulsiva en ti

Si nuestro espacio se reduce a unos cuantos metros cuadrados, también es todo el universo condensado ahí para los dos. En esa habitación que nos esconde del resto del mundo, donde puedo amarte, puedo vivirte, regalarte toda la esencia de mi alma, desbordar impulsiva en ti todo mi sentir…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
16/07/2018

Las raíces del dolor

Esta noche alza el vuelo un mal augurio
y se va, llevándose las cenizas de la luna.

Se derraman lágrimas que no nacen en mis ojos,
son lágrimas puras desde las raíces del dolor…

El dulce dolor, la dulce muerte,
condena justa, condena inerte…

Morir bajo luz de tu alma,
bajo un manto florido de estrellas…
Morir contigo viendo el cielo del sur,
morir contigo ardiendo entre mis venas…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
25/10/2018

No bajes más la mirada

Te vi bajar la mirada,
soportar los golpes,
enmudecer ante la impotencia
retener tu rabia dentro de ti,
cerrar los ojos y esperar que acabara…
Pero no acababa…

El dolor se prolongaba lo insufrible
se comprimían en ti tus fuerzas
te reducían a nada, te hacías nadie.
Y el mal chiste de la vida
era que tu juez y tu verdugo
era la misma persona que te trajo al mundo… Continue reading “No bajes más la mirada”

Del tuyo

¿Y si hoy hacemos una tregua? Corazón…
¿Y si hoy logramos la paz entre los dos?
Si nos dejamos llevar por la marea.
Si nos dejamos llevar por el verso inicial…

Yo te regalaré cada mañana el beso primero
y tú quédate, mírame ser poetisa y mujer…
De un solo astro soy, del tuyo, de tu soberbio sol.

Yo te regalaré cada noche mis primaveras
y tú quédate, mírame ser luna y eclipsarme contigo…
De un solo celeste soy, del tuyo, de tu constelación.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
18/10/2018

Veintiocho

La rosa que muere en mi mano,
el cometa que se escapa,
los atrasos necesarios,
los ajustes del destino…

La mañana que se espanta,
los otoños que no llegan,
se hace tarde para ser justos,
es muy temprano para estar quietos…

Rocas que se mueven
mientras la tierra sigue fija,
el contradictorio esquema
de las causas aún no perdidas.

Veintiocho veranos, inicia la llovizna
una ligera brisa y una consecuencia,
el beso concedido y el amor devuelto,
los vacíos que se llenan de recuerdos.

El principio de la caída,
la noche del espectáculo final,
no hay desperdicio en las horas,
hoy todo vuelve a comenzar.

Veintiocho inviernos, el cielo despejado
y una estrella palpitando en el norte…
no estamos de paso, somos eternos,
no estamos perdidos, pertenecemos.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
18/10/2018

Léeme

Tú léeme
como si no hubiera
en este momento
nada más.

Léeme así,
con las palabras
descubiertas,
con tus ojos cerrados,
dedos que suave
se deslizan por el folio
y sienten cada trazo
de la caligrafía íntima
que te voy regalando.

Desnudo estos versos
sólo ante ti…

En esta noche
de eterno insomnio
y gravedad febril…
Léeme otra vez
cómo sólo tú
lo sabes hacer…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
18/10/2018