Semillas y raíces

Guardo en mi vientre semillas y raíces que se nutren de este amor. No queda mucho por esperar para que florezcas bajo mi piel. Un beso tuyo ha sellado mi destino, no lo olvido, no lo olvidaré… Tuya desde el primer instante. Tuya hasta que deje de ser.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
18/03/2019

Anuncios

Entre la pólvora y el fuego

Nos desvanecemos
entre la pólvora y el fuego,
tiritan de frío mis últimos versos
el cielo se cierra, la pena nos va comiendo.
He sufrido lo insufrible,
he gritado desde el silencio…
Si ha valido la pena ser testigo
de todo tu sufrimiento,
será porque hoy te llevo conmigo,
será porque aquí ya no nos queda tiempo,
será porque ahora es preciso
que no olvidemos, que huyamos lejos.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
16/03/2019

Fe [Fragmento]

La batalla que ha librado mi espíritu
ha hecho nacer en mi interior una flor,
mis lágrimas ascienden desde sus raíces
hasta volverse rocío en sus pétalos
y reflejar en cada una el más puro amor.

Fe en lo que se esconde de lo cotidiano,
en lo que no responde cuando llamo,
pero deja rastros en el cielo,
cometas de ilusión…

FRAGMENTO DEL POEMA: “FE”, PUBLICADO 04 JUNIO 2016 POR ANA ISABEL

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
16/03/2019

Al minuto de mayor ferocidad

Tu poesía me descifra el corazón, me revela los misterios escondidos entre el sol y la luna… Tu beso me renueva el pacto genuino de mi amor por ti, con la eternidad… Me devuelve contigo al minuto de mayor ferocidad, a ese ocaso frente al mar donde te conocí, donde siempre te vuelvo a encontrar.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
15/03/2019

Es bonita la tristeza

Es bonita la tristeza
cuando ella es al final
el único refugio…

Cuando en medio de la tempestad
el viento arrasa todo
y nada queda en pie.

Es bonita la tristeza
cuando al final resulta ser
tu único consuelo.

Cuando el temporal arrecia
sus lágrimas y su dolor
pero sabes que lo aguantaras…

Es bonita la tristeza
que siempre nos enseña a apreciar
la dicha en los momentos de felicidad.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
14/03/2019

Feliz

Me haces feliz… Tan feliz como no lo fui nunca, como no lo seré si un día me faltas. Esto es lo que soy cuando estoy contigo, libre para ser feliz… Feliz de vivirte y cumplir el sueño de amarte sin fronteras ni tiempo…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
13/03/2019

Quédate mi vida

Quédate a dormir sobre mi pecho,
prometo no dejar de acariciarte el alma
como te gusta que lo haga…
Prometo no dejar que se nos escapen
estos días y estas noches
tan llenos de nuestro amor…
Quédate a descansar en mi cuerpo,
prometo alejarnos de todo
lo que no nos hace falta…

Quédate esta noche.
Quédate mi vida.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
12/03/2019

La pieza exacta [Fragmento]

Cómo voy a negarme a enamorarme con la locura perfecta
que me quema las venas y me hace arder el corazón al pensarte.
Que más podría hacer que rendirme ante ti y la magnitud de tu fuerza,
y dejar que la gravedad de tu corazón y de tu cuerpo me atrape,
y dejar que el ardor y la rabia de tu amor me marque y me moldee,
para ser la pieza exacta que falta en el puzzle de tu corazón…
el engranaje que mantenga tu vida en movimiento constante
y para ser la más perfecta de todas tus obsesiones…

FRAGMENTO DEL POEMA: “LA PIEZA EXACTA“, PUBLICADO 20 MAYO 2016 POR ANA ISABEL

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
11/03/2019

Me haces vivir

He descubierto la belleza
de un sentimiento tan único
que vive en mí dando golpecitos en mi pecho
cada vez que pienso en ti,
cada vez que estás conmigo.

Adoro tu sonrisa,
aunque no la pueda ver siempre,
adorno cada pensamiento
que tengo de ti con ella, todo el tiempo.

Reconozco en tu voz la música
que domina el viento de mi corazón;
y haces de mi amor un huracán
o una dulce brisa salada junto al mar…

Por ti, puedo sentir
la razón y la locura coincidiendo
en que amarte es siempre la única fortuna
por la que vale la pena dejar el mundo atrás.

He descubierto la belleza
de vivir abrazada a tu pecho
y sentir como se esfuma todo alrededor
y quedamos solamente tú y yo…

Para toda la vida mi amor,
para toda la vida,
dispongo mi existir a tus manos
y a tus labios de poeta,
a tu incansable deseo
de romper límites y barreras
para ir contigo hasta cualquier frontera
y cruzar contigo cada puerta.

Hasta el fin del mundo,
hasta donde quieras,
a una cama nuestra
cada noche bajo las estrellas…
Contigo mi amor, contigo donde sea.

Quiero vivir amándote,
besándote, sintiéndote,
como si fuéramos dueños del tiempo
y éste presente se vuelve nuestro, eterno…
Y yo cada vez más tuya,
y tú de mí, cada vez más dentro…

Tú serás siempre
el dueño de mi almohada,
de cada sueño, de cada verso,
dueño de mis ganas, de mi inspiración,
de mi hambre y de mi sed de ti.

Dueño de mi vida,
dueño de mi fe,
dueño de la verdad que me viste,
dueño de mi piel,
de mis palabras,
de mi alma, de mi locura
y de cada sonrisa que sólo tú veras nacer,
al verme despertar cada mañana
a tu lado enamorada
de ti y de la vida que tú me regalas.

Tú… tú me haces vivir.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
05/03/2019





Celos

— ¿Y ya estás celosa otra vez?

— Vivo celosa. 😊

No puedo evitar que admiren
al ser tan maravilloso que eres,
que se enamoren de ti,
que se pierdan con tu voz…

Que sueñen contigo,
que en sus fantasías estés,
que queden atrapadas en tu red
de encantos enviciantes…

No puedo ocultarte del mundo,
jamás si quiera voy a intentar eso…

Yo también sé lo que es
no poder alejarme,
no poder estar sin ti,
estar bajo tu hechizo y ceder…

No puedo ocultarte del mundo,
jamás si quiera voy a intentar eso…

Pero puedo hacer que me recuerdes,
que algún detalle pequeñito te haga pensar en mí,
que sonrías con mis ocurrencias,
que me extrañes y que quieras que siempre vuelva a ti.

Puedo hacerte saber aun en la distancia
que no existe nada que me aleje de ti,
que no importa lo que pase
tú me tienes hasta el fin.

No puedo ocultarte del mundo,
jamás si quiera voy a intentar eso…

Quiero que el mundo vea lo increíble que eres,
ya beberé mis celos en una copa de vino tinto
mientras al calor de tus besos me haces olvidarlas…
y yo te muestro que eres el único bajo mi piel.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
09/03/2019

El mar debería conocerte

El mar debería saber de ti,
ahora, más que antes,
cuando te adentraste en él
por primera vez.

Debería volver a conocerte
para no sentirse tan inmenso,
tan indómito y tan misterioso
con sus naufragios y sus tesoros perdidos.

Tú eres ahora más profundo en tu pensamiento,
más rebelde en todos tus sentidos,
y la vez, más en calma en tus latidos
y más sereno, en control total de tu ímpetu,
pero sobre todo más intenso…

El mar debería conocerte ahora,
para no sentirse tan soberbio.
Porque he descubierto, cuando duermes,
que puedo escuchar la caricia de sus olas
sobre la arena dorada, dentro de tu pecho…

Que guardas en tu garganta un vendaval,
que cuando cantas, tu voz tiene la fuerza
de mareas que arrastran a la profundidad
de un sentimiento divino, y en su inmensidad
no se compara con nada…

He perdido el miedo al mar
una noche de junio en tus brazos, en tu ciudad,
después de sumergirme en tus besos
dejándote hacer con mi amor lo que tú quisieras.
Y me he quedado flotando en tus aguas en la oscuridad,
perdida en sensaciones sintiéndote muy dentro,
para después volver a tu orilla a pedirte más.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
06/03/2019





Las blancas estrellas

Las blancas estrellas
que ya no miramos
siguen arriba
desde otro plano observando;
solían contarnos historias
de otros mundos, otros tiempos,
solían derramar sus lágrimas
confesando su dolor…

Las escuchábamos
a veces sin la reverencia debida.
Sólo quien lo hubiera vivido
en su propia carne
podría entender su clamor…

Y aunque ahora brillen más distantes
y a veces nos acompañen
en nuestros sueños,
siguen lúcidas y sabias,
inmunes ya a la muerte,
otorgando un poco más
de su luz a nuestra fe,
acariciando nuestra orilla
desde el reflejo que nos dejó
su amor.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
06/03/2019

Clandestina

Disfruto de este anonimato,
aunque sea evidente para muchos
que estoy por ti, que es sólo por ti…
Aunque nadie se entere
que entre las sombras no evito tu nombre,
que no escondo mis intenciones…

Mis versos en tu piel
tatuados a tu espalda.
Nadie más que tú y yo conoce el secreto
que guardan estas cuatro palabras…
Y a la vista del mundo indescifrable,
como tú, el misterio que a tu poesía me ata.

Y aquí, clandestina, tu poetisa,
sonríe un poco celosa a veces,
y otras tantas -o casi siempre-
un poco más cómplice y satisfecha
con el secreto confesado entre líneas.

Tuya, tuya siempre,
sin clausula de caducidad,
sin condiciones…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
03/03/2019





Impregnada de ti

Tan impregnada de ti,
de tu sudor en mi sudor,
de tu sabor en mi instinto,
de tu amor en mi dulce devoción por ti,
por los detalles de tu forma de vivir,
por los caminos que has sabido siempre abrir.

Tan impregnada de ti
que al soñar, puedo sentirte,
sueño tu voz y tu caricia en mi espalda,
tu aroma acompañando el café de las mañanas,
tú, asomándote como el sol en mi horizonte
llenándolo todo de vida y de luz…

Tanto, que al despertar
tengo el calor en mi piel
que deja tu indeleble tacto
de provocación y poesía…

Tan impregnada de ti,
que mirarte es darle un nuevo aire a mi inspiración,
es bombear tinta desde mi pecho a cada nuevo poema
que nace de pensarte, de sentirte, de extrañarte…

Como esta noche que no podido
dejar de anhelar volver pronto a ti.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
16/02/2019