Si a mi lado tú estás

Si a mi lado tú estás
sólo puedo confiar
en que sabrás que hacer conmigo.

El deshielo de mi vida
ha dejado un océano por descubrir
de nuevas maneras de amar…

Y si a mi lado tú estás
sólo puedo confiar
en que sabrás navegar conmigo.

Mi brújula serán tus labios
y nuestro destino
cualquiera que elijamos, siempre juntos.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
28/11/2018

Anuncios

Capaz de entregarme

Ahora que al verme al espejo
me reconozco otra vez como mía
puedo concederte mi vida entera;
ahora que estoy un poco más cerca
de mis versos, de mi más pura poesía,
y comprendo mis miedos y mis sombras,
puedo dejarte conocer la sutileza de mi alma…

Porque no temo a que me descubras,
no temo a que me descifres,
no temo a que me desprendas
de mi soledad tan insensible,
y me llenes de ti,
de tu manera tan intensa de sentir. Continue reading “Capaz de entregarme”

¿Tendré que acostumbrarme?

¿Tendré que acostumbrarme
a este fatalismo?
¿A esta muerte en vida?
¿Qué ha sido de mí hasta ahora?
Esto que he acumulado
con los años son sólo fracasos
sobre fracasos…
sobre fracasos.

Cuento la miseria,
esa abundancia de nada,
tengo agonía en las arterias,
polución de desconcierto
en mis pulmones…
Estoy rodeada de tanta gente
y nadie es quién, ni está cuándo…
Estoy rodeada de intransigencia
y yo sólo necesito más aire,
y no hay nada, y no hay nadie.

¿Tendré que acostumbrarme
a que ya no haya después?
Tanta tristeza, tanta…
demasiada,
demasiada…

Y el mundo no se detiene y se consume,
y yo con él, y yo en sus entrañas.
¿Tendré que acostumbrarme?

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
22/11/2018

No me encuentro cuando no estás tú

No me encuentro por ninguna parte
cuando no estás tú.
Se van mis miradas serenas
detrás de tus pasos elegantes,
se van mis suspiros llenos
de besos inquietos detrás de tus labios.

Y en todos mis pensamientos
se van reviviendo nuestros abrazos bajo la llovizna,
y recurro a tu voz que guardo en mi memoria
para seguir escuchándote mientras no estás.
Y sonrío con la música de tu risa
y vuelvo a suspirar viendo por la ventana
preguntándome cuánto más vas a demorar…

No me encuentro por ninguna parte
cuando no estás tú…
Acaricio las páginas de tus libros,
los versos que yo te he visto escribir y vivir,
y pienso en tus manos y en las huellas de tu magia
y vuelvo a estar ansiosa… recordando.
Si haces acto de presencia
te aseguro que no me podré desprender de tu boca.

No me encuentro por ninguna parte
cuando no estás tú…
Y cuando vuelves
me encuentro en tus caricias,
sumisa y agradecida como sólo tú me conoces…
Me haces existir en el remanso de tu respiración,
en la contracción del deseo y del hambre
por reencontrarme contigo
en esta forma tan nuestra de hacernos el amor.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
22/11/2018

Tardes de instinto

Tardes de tu instinto,
provocación de rimas y contextos,
sólo se detiene un segundo
y todo empieza a girar de nuevo…

Tardes de libertad,
lluvia detrás de una ventana
que baña a la ciudad de los cometas
y suena lejos una canción extraña.

Tardes de instinto,
un autor ante su vívida historia,
un creador que da alma a sus poemas,
un viajero del tiempo entre las sombras.

Tardes de tu intimidad,
tardes eternizadas entre tus folios,
tinta y tanto vino, tu voz y tus acordes,
horas que se miden en versos y en canciones…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
21/11/2018

De no dormir

Cuando todo el mundo se apaga
y de sus tristezas y amarguras
hacen almohada para dormir,
tú y yo nos desvelamos ebrios de vida…

Mientras otros duermen y sueñan
con la rutina de mañana,
tú y yo nos convertimos
en las fantasías más intensas bajo las sábanas…

Y cuando al fin te vence el sueño,
justo cuando el día comienza a despertar,
abrazada a tu cuerpo disfruto de este bello privilegio
de verte dormir, de verte soñar…

Y entiendo un poco más cuando dices
que dormir es un desperdicio de tiempo…
Para ti, porque el arte en tus venas te invita siempre a crear…
Para mí, porque tú eres el arte que amo siempre contemplar.

Debo admitir
que me gusta esto
de no dormir
cuando estamos juntos.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
20/11/2018

De amor renovados

Sin aliento, 
así es como hemos llegado
más allá del umbral…
No lo lamentamos,
ha valido cada supuesto,
ha valido cada herida, 
cada cicatriz en las manos,
cada insomnio redimido,
cada beso amortiguando
las caídas necesarias. 

Pero hemos llegado,
de esta guerra somos los últimos en pie
y nuestro legado de fe permanece,
porque aprendimos a amar
cada verso que dejamos en libertad
y transformó todo nuestro paisaje…
Todo lo que nos trajo hasta aquí
ya ocurrió, ya fue, ya caducó…
Y ahora estamos en la misma ciudad
con todos los presentes que elijamos tener.
Nuestros son los días que vienen…

Hemos llegado hasta aquí,
sin aliento pero de amor renovados.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
16/11/2018

 


 

Exquisito

Me has enseñado a no pedir perdón 
por desearte más y por no contenerlo.
Me has enseñado a morder sobre ese lunar
y encontrar el néctar del fruto del pecado… 
Me has enseñado a no pedir permiso
cuando la sed se despierta mucho antes… 
No hay razón, no hay horario, no hay aviso,
tan sólo esta adicción a perderme en ti
que es más fuerte que todos los prejuicios. 

Exquisito el calor de tus labios
dónde sólo tú  me besas, 
exquisito el momento del desenfreno
cuando excitas mis mareas… 
Exquisito cada instante a tu lado
y tu experiencia provocando mis antojos.
Exquisito el sabor de tu perversión
que se queda en mi boca…
Mi boca que susurra tu nombre
implorándote por más
de lo que sólo tú puedes darme.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
15/11/2018

 


Foto de personas creado por rawpixel.com – www.freepik.es

A tu amanecer

Y dímelo tú
cómo es que lo ves…
No es sólo otro cuento,
no es sólo otro intento
que se va a perder…

Siento ese miedo
pero ya no me domina,
ahora miro al cielo
dispuesta a romperlo
por verte otra vez…

Enséñame tú
cómo es que lo ves…
Si ayer ya no importa
y hoy estamos a solas
déjame besarte…

A ti y a tu alma,
a ti y a tu espalda,
a ti y a tu risa,
a ti y a tu vida…
A tu amanecer.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
11/11/2018

Tuya soy

Puede que hoy no tengas dueña,
aunque muchas lo pretendan…
Pero después de haber estado contigo
sólo puedo concluir en una verdad:
Nada de eso me importa
cuando, con toda libertad,
puedo decir que Tuya soy...

Que para mí no hay mayor deleite
que rendirme y complacerte,
dejarte saber que sólo tú eres
dueño de mi existencia y que
sólo en tus manos puedo ser
fantasía, dulzura y perversión a la vez.

Porque es en tu piel cariño mío,
sólo es en tu piel
donde me he escrito,
donde me escribiré…

Y es en mi carne
donde sólo tú…
Sólo tú y nadie más…
Lo sabes… Y muy bien…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
08/11/2018

Pensándote

Pensándote,
la noche llega,
todo está bien
te encontraré…

Pensándote,
me habla de ti
la brisa que
vuelve del norte…

Pensándote,
puedo escuchar
tu voz en la estrella
que guarda mi fe…

Pensándote,
canta la luna,
estés donde estés
hasta ti volaré…

Pensándote,
hoy no hay distancia,
es el mismo cielo
para nuestro tú y yo…

Pensándote,
la noche llega,
recuerda bien
estoy amándote…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
01/11/2018

Junto a tus latidos

Lentamente, consumida
por la ansiedad de este delirio,
busco a tientas tu pecho…

El dolor se vuelve inaguantable,
apenas puedo moverme,
apenas puedo conmigo…

Mi antídoto es respirar tu mismo aire,
mi paz llega al quedarme
dormida junto a tus latidos…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
31/10/2018

Vida que emerge

Sin ti soy tan sólo tierra árida,
desierto en soledad…
Pero puedo sentir
bajo mis arenas
como claman mis semillas
germinar y enraizarse,
como clama mi corazón
brotar hacia tu luz…

Y tan sólo tu presencia basta,
y eres como el rocío piadoso
de la madrugada, llanto del alba,
calmas la sed de mis anhelos,
la sed de mis pasiones y mi alma…

Ver tu rostro, sentir mi vida que emerge,
con nuevas formas de adorarte,
de amarte y entregarme a tu paz.
Tanta calma, tanta poesía,
tanto rodearme de tu creación
para convertirme a tu camino,
para encontrarme al fin como soy…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
30/10/2018

¿Quién…?

¿Quién dibujará en la palma de tus manos?
¿Quién mantendrá tibia tu esperanza?
Los rayos de luz entre los agujeros del cielo,
el fuego tenue entre las brasas de tu hoguera…

No conectan tus sueños con las expectativas del mundo,
hace falta más motor para toda esta energía.
¿Quién leerá todas las cartas que hoy escribes?
¿Quién abrirá la ventana para dejar escapar la melancolía?

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
29/10/2018

Las raíces del dolor

Esta noche alza el vuelo un mal augurio
y se va, llevándose las cenizas de la luna.

Se derraman lágrimas que no nacen en mis ojos,
son lágrimas puras desde las raíces del dolor…

El dulce dolor, la dulce muerte,
condena justa, condena inerte…

Morir bajo luz de tu alma,
bajo un manto florido de estrellas…
Morir contigo viendo el cielo del sur,
morir contigo ardiendo entre mis venas…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
25/10/2018