Sino en ti

La certeza de que lo peor ya pasó,
saber que puedo respirar lo que es tuyo,
que tú respiras lo que hay en mí,
que es sólo para ti…

El eco de los pasos cercanos,
el sol que se volvió a ocultar.
El tiempo que ya es nuestro,
la fortuna que nos ha vuelto a encontrar.

Bajo qué cielo, sino éste, el nuestro…
En qué otro mar, sino en ti…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
11/06/2019

Anuncios

Letal…

No necesito alas
si este amor me eleva,
me hace libre…
Si al besarte alcanzo el cielo,
si en tu pecho arde un nuevo sol…
Y tan sólo sentirte cerca me basta
para desconocer la gravedad de la Tierra
y rendirme a tu letal ley de atracción…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
20/03/2019

Semillas y raíces

Guardo en mi vientre semillas y raíces que se nutren de este amor. No queda mucho por esperar para que florezcas bajo mi piel. Un beso tuyo ha sellado mi destino, no lo olvido, no lo olvidaré… Tuya desde el primer instante. Tuya hasta que deje de ser.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
18/03/2019

Al minuto de mayor ferocidad

Tu poesía me descifra el corazón, me revela los misterios escondidos entre el sol y la luna… Tu beso me renueva el pacto genuino de mi amor por ti, con la eternidad… Me devuelve contigo al minuto de mayor ferocidad, a ese ocaso frente al mar donde te conocí, donde siempre te vuelvo a encontrar.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
15/03/2019

Feliz

Me haces feliz… Tan feliz como no lo fui nunca, como no lo seré si un día me faltas. Esto es lo que soy cuando estoy contigo, libre para ser feliz… Feliz de vivirte y cumplir el sueño de amarte sin fronteras ni tiempo…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
13/03/2019

Quédate mi vida

Quédate a dormir sobre mi pecho,
prometo no dejar de acariciarte el alma
como te gusta que lo haga…
Prometo no dejar que se nos escapen
estos días y estas noches
tan llenos de nuestro amor…
Quédate a descansar en mi cuerpo,
prometo alejarnos de todo
lo que no nos hace falta…

Quédate esta noche.
Quédate mi vida.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
12/03/2019

La pieza exacta [Fragmento]

Cómo voy a negarme a enamorarme con la locura perfecta
que me quema las venas y me hace arder el corazón al pensarte.
Que más podría hacer que rendirme ante ti y la magnitud de tu fuerza,
y dejar que la gravedad de tu corazón y de tu cuerpo me atrape,
y dejar que el ardor y la rabia de tu amor me marque y me moldee,
para ser la pieza exacta que falta en el puzzle de tu corazón…
el engranaje que mantenga tu vida en movimiento constante
y para ser la más perfecta de todas tus obsesiones…

FRAGMENTO DEL POEMA: “LA PIEZA EXACTA“, PUBLICADO 20 MAYO 2016 POR ANA ISABEL

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
11/03/2019

Me haces vivir

He descubierto la belleza
de un sentimiento tan único
que vive en mí dando golpecitos en mi pecho
cada vez que pienso en ti,
cada vez que estás conmigo.

Adoro tu sonrisa,
aunque no la pueda ver siempre,
adorno cada pensamiento
que tengo de ti con ella, todo el tiempo.

Reconozco en tu voz la música
que domina el viento de mi corazón;
y haces de mi amor un huracán
o una dulce brisa salada junto al mar…

Por ti, puedo sentir
la razón y la locura coincidiendo
en que amarte es siempre la única fortuna
por la que vale la pena dejar el mundo atrás.

He descubierto la belleza
de vivir abrazada a tu pecho
y sentir como se esfuma todo alrededor
y quedamos solamente tú y yo…

Para toda la vida mi amor,
para toda la vida,
dispongo mi existir a tus manos
y a tus labios de poeta,
a tu incansable deseo
de romper límites y barreras
para ir contigo hasta cualquier frontera
y cruzar contigo cada puerta.

Hasta el fin del mundo,
hasta donde quieras,
a una cama nuestra
cada noche bajo las estrellas…
Contigo mi amor, contigo donde sea.

Quiero vivir amándote,
besándote, sintiéndote,
como si fuéramos dueños del tiempo
y éste presente se vuelve nuestro, eterno…
Y yo cada vez más tuya,
y tú de mí, cada vez más dentro…

Tú serás siempre
el dueño de mi almohada,
de cada sueño, de cada verso,
dueño de mis ganas, de mi inspiración,
de mi hambre y de mi sed de ti.

Dueño de mi vida,
dueño de mi fe,
dueño de la verdad que me viste,
dueño de mi piel,
de mis palabras,
de mi alma, de mi locura
y de cada sonrisa que sólo tú veras nacer,
al verme despertar cada mañana
a tu lado enamorada
de ti y de la vida que tú me regalas.

Tú… tú me haces vivir.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
05/03/2019





El mar debería conocerte

El mar debería saber de ti,
ahora, más que antes,
cuando te adentraste en él
por primera vez.

Debería volver a conocerte
para no sentirse tan inmenso,
tan indómito y tan misterioso
con sus naufragios y sus tesoros perdidos.

Tú eres ahora más profundo en tu pensamiento,
más rebelde en todos tus sentidos,
y la vez, más en calma en tus latidos
y más sereno, en control total de tu ímpetu,
pero sobre todo más intenso…

El mar debería conocerte ahora,
para no sentirse tan soberbio.
Porque he descubierto, cuando duermes,
que puedo escuchar la caricia de sus olas
sobre la arena dorada, dentro de tu pecho…

Que guardas en tu garganta un vendaval,
que cuando cantas, tu voz tiene la fuerza
de mareas que arrastran a la profundidad
de un sentimiento divino, y en su inmensidad
no se compara con nada…

He perdido el miedo al mar
una noche de junio en tus brazos, en tu ciudad,
después de sumergirme en tus besos
dejándote hacer con mi amor lo que tú quisieras.
Y me he quedado flotando en tus aguas en la oscuridad,
perdida en sensaciones sintiéndote muy dentro,
para después volver a tu orilla a pedirte más.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
06/03/2019





Impregnada de ti

Tan impregnada de ti,
de tu sudor en mi sudor,
de tu sabor en mi instinto,
de tu amor en mi dulce devoción por ti,
por los detalles de tu forma de vivir,
por los caminos que has sabido siempre abrir.

Tan impregnada de ti
que al soñar, puedo sentirte,
sueño tu voz y tu caricia en mi espalda,
tu aroma acompañando el café de las mañanas,
tú, asomándote como el sol en mi horizonte
llenándolo todo de vida y de luz…

Tanto, que al despertar
tengo el calor en mi piel
que deja tu indeleble tacto
de provocación y poesía…

Tan impregnada de ti,
que mirarte es darle un nuevo aire a mi inspiración,
es bombear tinta desde mi pecho a cada nuevo poema
que nace de pensarte, de sentirte, de extrañarte…

Como esta noche que no podido
dejar de anhelar volver pronto a ti.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
16/02/2019

Quisiera ser…

Quisiera ser mar para envolverte en mi cuerpo, arrullarte en mis olas en noches serenas. Mostrarte solo a ti los tesoros que guardo bajo mi piel.

Quisiera ser la lluvia acariciando tu cuerpo en temporal y en dulce rocío, cada gota de mí bañándote.

Quisiera ser aire brisa de junio en tarde de llovizna y sol… Regalándote la sensación de libertad y de ilusión al rodear tu cuerpo con mi agradable frío, besando tu boca al leve contacto del soplo de mi amor para revivirte las ganas.

Quisiera ser trozo de papel sobre el que escribes el poema más bonito que sólo tú puedes escribir…

Y ser amanecer, rocío sobre tus labios… Y ser noche de luna llena en tus brazos, alumbrando tus sueños, guardando tus secretos, velando tu dormir… Tu descanso en un remanso de paz en mi regazo…

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
14/02/2019

Besarte…

Besarte los lunares de tu pecho,
constelación que es mi guía hacia tu corazón.

Besarte las manos de hombre y artista
en completa devoción a su experticia.

Besarte tus luces y tus sombras,
los versos que en tu boca están por nacer.

Si pienso en tus labios ahora,
quisiera besarlos sin tiempo y sin demora,
hasta que todo empiece a arder.

Besarte el camino a lo prohibido,
recorrer con mis labios tu camino de miel.

Regalarte un collar de besos
mientras siento fluir tu vida bajo tu piel.

Besarte ahora, besarte hasta que se nos haga tarde,
besarte hasta que llegue la mañana,
besarte bajo el cielo celeste en tarde de verano,
bajo la inmensidad del universo
reflejado en el espejo de un mar en calma…

Besarte con testigos y sin ellos…

Besarte…
y que nunca sean los besos suficientes…
Vivir siempre teniendo sed de ti.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
14/02/2019

El inquebrantable propósito de mi existir

Pienso en tus manos que sostienen mi vida y en tu dulce caricia que ampara mis sueños… Más allá de ser el verbo que me dio su aliento, eres el principio y el fin de todo lo que soy, de todo lo que tengo.

El inquebrantable propósito de mi existir es devolverte todo el amor que me enseñaste a sentir, y en el último tramo ser quien sostenga tu mano y quien abrace tu vida antes de partir.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
01/03/2019

De mi propio abandono

Dejaré que el mar se lleve mis lágrimas
y que esta fiebre consuma demonios y fantasmas…
Resistiré hasta que mi amor merme esta dolencia,
que me ha causado el frío de la ausencia
acumulando tanta escarcha en el corazón…
Resistiré hasta rescatarme de mi propio abandono.

Ana Isabel
San Miguel, El Salvador
12/01/2019